actualidad

Te presentamos la visión DE cinco estudiantes de secundaria, prepa y universidad que comparten su experiencia durante los meses de resguardo, cómo se sienten, cuáles son los problemas que enfrentan, los aprendizajes y las reflexiones de esta realidad que les tocó vivir, a causa de la pandemia por COVID-19.

 

Captura de pantalla 2020 06 18 a las 9.42.58 a

Ignacio Milman 17 años.

Mucha gente la está pasando difícil; tú que puedes, quédate en casa.

El otro día estaba pensando y no pude evitar el darme cuenta de la situación que estamos viviendo y que es una totalmente nueva para mí, mi familia, las personas de mi ciudad, de mi país y del mundo.

Una nueva realidad que nos obliga a repensar nuestras maneras y hábitos; como seres humanos que integramos una comunidad, desafiándonos a desarrollar un profundo sentido de empatía, respeto y tolerancia, para afrontar el alto grado de incertidumbre que esta pandemia ha desatado.

También me duele mucho observar comportamientos que no se corresponden con lo que la situación demanda; me refiero a una riesgosa combinación de egoísmo, ignorancia y desinterés.

En todas las redes sociales y medios de comunicación veo publicaciones de apoyo, impulsos de amistad y mensajes de solidaridad, que invitan a no bajar la guardia y mantener las medidas de prevención, para evitar que el contagio siga avanzando.

Desafortunadamente, también veo “historias” de personas juntándose, parejas viéndose, familias reuniéndose para celebrar fiestas; amigos organizando planes.

Lo que me molesta es que muchas de esas personas, son las mismas que comparten imágenes de gente sufriendo, trabajadores arriesgando sus vidas en la primera línea de esta batalla y quejas hacia el gobierno; ignorando el hecho de que ellos son quienes propician que esto siga creciendo.

Gran parte de la población mexicana vive en situación de pobreza, con trabajos inestables y sueldos miserables, personas que con o sin cuarentena, están obligadas a exponerse, porque tienen que mantener sus familias, sin considerar el riesgo de contraer el virus y contagiarlos.

“Si sabemos su situación ¿Por qué nosotros, que tenemos los recursos y las oportunidades de quedarnos en casa no lo hacemos?”

Doy gracias a que tenemos salud, que mi padre tiene un trabajo, que tengo los medios para atender mis clases y mantener el contacto con mi familia y amigos.

Pero soy consciente que hay mucha gente no puede decir lo mismo y la está pasando mucho peor, que el simple aburrimiento que a ratos sentimos.

Esta situación no va a parar hasta que nos pongamos en los zapatos del otro, no se detendrá hasta el momento que nos demos cuenta de que, lo que hacemos, afecta al prójimo y que para combatir la pandemia, es necesario el esfuerzo conjunto y en una misma dirección.

Si estás leyendo esto, te pido que te quedes en casa. Hazlo por ti, por tu familia, por tus vecinos, tus compatriotas, ¡por la humanidad!

Gracias por quedarte en casa.

 

Captura de pantalla 2020 06 18 a las 9.43.12 a

¡Hoy estoy más agradecida, porque sé que no me falta nada!

Mi nombre es Valentina, tengo 15 años y como todos, estoy en cuarentena por el COVID-19. Una experiencia que ha sido bastante difícil, estar encerrada por casi tres meses; sin ir a la escuela; sin ver a mis amigos, abuelos, tías y  sin ver a nadie, además de los que viven conmigo.

Podría parecer que como soy adolescente es más fácil, porque ya estoy acostumbrada a hablar por medio de las redes sociales; pero aunque no lo crean, no ha sido algo extremadamente difícil, no estar en contacto  físico con nadie externo es muy confuso.

En esta cuarentena mis emociones han estado sumamente variables; y no hablo de que, una semana este feliz y la siguiente enojada. No, me sucede en un día, que un minuto estoy muy feliz y al siguiente estoy llorando; esto no me pasaba antes, para nada.

Pero intento mantenerme lo más ocupada posible para no tener tiempo de estar triste o enojada diario, igual intento hablar lo más posible con mis amigos y familia, aunque no todos están pendientes de su celular o redes sociales.

Estoy intentando aprovechar la cuarentena al máximo, para probar cosas nuevas, como hacer ejercicio y  ser más saludable; pero también trato de ver más películas, pasar más tiempo de calidad con mi familia y sobretodo reflexionar sobre la situación que estoy viviendo.

No debe ser nada fácil para los que tienen que salir a trabajar, ni para los doctores que no descansan por nuestro bienestar, ni para sus hijos que posiblemente no los han visto en toda la cuarentena.

Por eso hoy, estoy más agradecida que nunca; no me falta nada, todos mis familiares y amigos cercanos están bien.

Creo que la cuarentena ha sido un reto para todos y tenemos que saber cómo superarlo juntos; como país es importante que trabajemos en equipo y que todos pongamos nuestro granito de arena; haciendo eso estoy segura de que nos vamos a recuperar y lograremos ser un México más consciente, más empático y sobre todo más trabajador.

 

Captura de pantalla 2020 06 18 a las 9.44.45 a

¡Pasó más tiempo con mi familia y hago cosas que me gustan,

sin prisas ni presiones!

Sofía Valdés Guizar 16 años

Creo que nadie de nosotros se hubiera imaginado que algo de esta magnitud iba a suceder en todo el mundo. Actualmente, todos sufrimos la cuarentena obligatoria, como una medida imprescindible para frenar un ritmo acelerado de contagios.

En la adolescencia es cuando tenemos más necesidad de salir, socializar y estar con nuestros amigos; definitivamente la sensación de encierro y poca libertad es común para todos, pero para nosotros es aún mayor, muchos lo sienten como algo necesario, pero impuesto, exagerado y hasta sin sentido.

En lo personal, la cuarentena no me ha afectado mucho emocionalmente. Sí extraño salir, ver a mis amigos, ir a mis clases de baile, salir a comer, pero no he entrado en desesperación.

Algunos aspectos positivos que encontré en esta cuarentena, es que tengo más tiempo para mí y mi familia, porque hago cosas que antes no me daban tiempo, como ver películas, hacer ejercicio, leer libros, etc.

Siento una paz enorme al hacerlas, ya que no tengo prisas y no siento presión.

Con mi familia, jugamos juegos de mesa, vemos películas, platicamos, etc. Es una convivencia muy agradable; aunque en cierto momento, me llega a hartar hacer las mismas rutinas, rodeada de la misma gente.

Lo que he observado con mis amigos y otras personas en redes sociales, es qué hay algunos que si la están pasando muy mal; porque tienen una necesidad inmensa por salir a distraerse o porque no tienen buena relación con su familia.

No es fácil cambiar de rutinas repentinamente y adaptarse a lo que nunca habíamos experimentado, pero para muchos adolescentes es casi imposible; muchos han sufrido ataques de pánico o ansiedad.

Además del estrés del aislamiento y la falta de privacidad, las clases virtuales son un dolor de cabeza para muchos; aunque nos mantienen  “ocupados” no lo hacen de una manera entretenida o divertida.

En conclusión, la situación actual implica un cambio importante en nuestras rutinas, que resulta muy exigente a nivel emocional y psicológico.

A esta edad lo que más queremos es tener algún tipo de distancia respecto a nuestros padres o a quienes vemos como una autoridad, por lo que el confinamiento obligatorio que implica una cuarentena presenta un verdadero desafío para ambas partes.

Espero que todo esto termine pronto y de la mejor manera. Por el momento, lamentablemente tenemos que quedarnos en nuestras casas; es la única forma en la que podemos ayudar.

 

Captura de pantalla 2020 06 18 a las 9.43.35 a

Carlos Humberto Medina Olivares

Lic. en Economía y Finanzas

4o semestre en el Tec de Monterrey.

El lado bueno de una etapa tan incierta

Actualmente hay muchos problemas en todo el mundo, y no debemos olvidar que el esparcimiento del coronavirus continúa. A pesar de la incertidumbre generada, pienso que debemos verle el lado bueno a lo que estamos viviendo. Yo me siento afortunado porque, a pesar de todo, tengo salud, puedo seguir estudiando desde casa y también puedo estar más tiempo con mi familia.

Tras el COVID-19, se ha innovado. El fin de la pandemia significará grandes cambios a grandes rasgos. Por ejemplo, en lo económico, los negocios cambiarán, y el consumo igual. El e-commerce aumentará en nuestro país, pues el confinamiento ha incentivado a las personas a realizar más compras en línea, dando al consumidor mexicano mayor confianza en otros métodos de pago aparte del efectivo. En materia de educación, posiblemente se implementen más los cursos en línea en las universidades. Pero fuera de aspectos a grandes rasgos, pienso que deberíamos experimentar cambios personales también.

Opino que para lograr un cambio personal debemos tomar un tiempo para darnos cuenta del lugar en el que estamos parados y para agradecer por lo privilegiados que somos: por tener alimento diariamente, por estar sanos, o por poder estudiar o trabajar desde casa, sin riesgo alguno.

Dediquemos un tiempo también para entender que se viven realidades muy distintas en nuestro país, y honremos a las personas que trabajan en el sector salud y a quienes deben salir a trabajar para llevar comida a sus casas.

La llegada de este virus no ha sido sencilla para nadie, pero debemos recordar que es sólo una etapa.  Veámosle el mejor lado a esta situación y busquemos maneras de apoyar a quienes no la están pasando tan bien.

 

Captura de pantalla 2020 06 18 a las 9.43.47 a

Diego Alejandro Reyes Sánchez

Estudiante de Comunicación y Medios Digitales en el Tec de Monterrey.

Necesitamos empatía para ayudar a otros.

Está de más decir que afuera hay una pandemia y si eres como la mayoría, ya pasaste por estrés, alguno de tus planes se derrumbó o al menos, ya sentiste aquel tedio específico que nace por estar encerrado durante mucho tiempo. Es normal sentirte así.

No me dejarás mentir que al pensar sobre tu futuro después de esta pandemia, sientes una incertidumbre diferente a la común; porque la nueva normalidad nos está obligando a cambiar nuestro rumbo.

Basta mencionar la pérdida de empleos que se han anunciado durante los últimos días y las estimaciones que se tienen para los siguientes meses; está bien sentirse triste en estos momentos.

A veces la información, por más negativa que parezca, es parte de la realidad y por eso también te acepto que solo por una vez, no quieras conocer las noticias más relevantes que ocurren en el mundo y en el país; porque no estamos viviendo en circunstancias normales y en ocasiones conocer los hechos negativos que ocurren a diario, puede ser sofocantes.

Sin embargo, la única cosa que te pido es que este tiempo lo ocupes para reflexionar, no solo sobre tú situación personal, sino sobre la situación en el mundo y de las personas que te rodean. Ahora más que nunca la empatía es necesaria y ayudarnos uno al otro; de acuerdo a nuestras posibilidades es urgente, porque nadie pidió que ocurriera esto.

Espero de todo corazón que, a pesar de las circunstancias te encuentres bien y recuerda que el único error que no podemos cometer es seguir siendo los mismos cuando nos volvamos a ver.

 


Anuncio Abril 2017 300x250px 01

Lo más destacado

Abre Plaza Satélite, parque más grande del mundo  en azotea del centro comercial

plaza

Con una inversión de 842 millones de pesos, se concretóel proyecto de reconversión de estacionamiento a parque, una enormeárea verde que pone a servicio de los ciudadanos de la región.


Reciclan y ayudan a niños a seguir con su educación a distancia

IMG 20201102 WA0012

Recicla Naucalpan, es un evento que se lleva a cabo desde hace varios años, para recopilar aparatos electrónicos y material de manejo especial; per...


¡Buscan recuperar la tradición y cultura del mezcal artesanal!

mezcal

La forma tradicional de producir esta bebida en nuestro país, requiere de 550 horas de trabajo; un arte que se ha perdido con el paso de los años; ...


¡El evento virtual, donde encontrarás los mejores colegios del Edomex!

 

CCC

© EDOMEX 2016